Efecto de dos bioestimulantes y hongos micorrízicos en plantas de tomate sembradas a altas temperaturas

Donaldo Morales-Guevara, Luis Rodríguez-Larramendi, José Dell'Amico-Rodríguez, Eduardo Jerez-Mompie, Wilfredo Estrada-Prado

Resumen

Las altas temperaturas es uno de los principales factores abióticos que influyen en la fisiología y en el rendimiento de los cultivos, de ahí que el presente trabajo se haya realizado con el objetivo de evaluar el efecto de dos bioestimulantes y un biofertilizante aplicados a semillas de tomate en condiciones de altas temperaturas. El trabajo se realizó en el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas y en el Instituto de Investigaciones “Jorge Dimitrov”en condiciones semicontroladas. Las semillas fueron sometidas a los siguientes tratamientos: imbibición durante dos horas en una solución de 5 mg L-1 de una mezcla de oligogalacturónidos, o de una solución de 1 mg L-1 de quitosana. También se utilizó otro tratamiento con semillas peletizadas con Hongos Micorrízicos Arbusculares (HMA) y el control sin tratamiento a las semillas. Las variables evaluadas fueron: contenido relativo de agua, altura de las plantas, diámetro de sus tallos, superficie foliar, biomasa de las plantas, número promedio de frutos y masa promedio de los frutos. Tanto la altura de las plantas como el diámetro de los tallos no reflejaron diferencias significativas entre los tratamientos utilizados, mientras que las demás variables evaluadas si se diferenciaron del control, con respuestas favorables en sentido general en aquellas plantas que fueron tratadas con los bioestimulantes. Se puede concluir que tanto los bioestimulantes utilizados como el biofertilizante a base de hongos micorrizógenos son buenas alternativas a tener en cuenta para la siembra del tomate en condiciones de temperaturas que superen las óptimas para el cultivo.

Palabras clave

temperatura, oligogalacturónidos, micorrizas, quitosano, contenido relativo de agua

Texto completo:

PDF_es EPUB HTML

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.