Momentos y formas de aplicación de fertilizantes y la respuesta de la caña de azúcar

Agustín Herrera-Solano, Nelson Milanés-Ramos, Juan Pablo Hernández-Sarmiento, Adolfo Castillo-Morán, Daniel A. Rodríguez-Lagunes, Noé Aguilar-Rivera

Resumen

Las Buenas Prácticas Agrícolas en la producción cañera contemplan el uso de fertilizantes, pero muchos productores lo aplican en la superficie del suelo al inicio de las lluvias. Con el objetivo de evaluar el efecto de la colocación del fertilizante y del momento de fertilizar, se desarrolló una investigación sobre el primer retoño de caña de azúcar en el Rancho Rincón de los Toros, Veracruz, México. Se ensayaron siete tratamientos en diseño de bloques al azar con cuatro réplicas: a) cuatro tratamientos con 600 kg ha-1 de la fórmula 20-05-25 (N, P2O5, K2O) después del corte, al inicio de las lluvias y, en ambos momentos, incorporada y superficial; b) dos tratamientos con 200 kg ha-1 de urea adicional a la aplicación enterrada y superficial después del corte; c) un control sin fertilizante. A los ocho meses, el fertilizante incorporado produjo una población de 14,5 tallos m-1, con 1,4 tallos m-1 más con respecto al fertilizante en superficie y el rendimiento fue 68,89 Mg ha-1; mientras que con el aplicado en la superficie fue 59,44 Mg ha-1, alcanzándose un incremento de 9,46 Mg ha-1. La fertilización superficial no tuvo efecto ni sobre la población de tallos ni sobre el rendimiento. La población de tallos a los ocho meses de edad se relacionó directamente con el rendimiento obtenido en la cosecha. La urea adicional no incrementó los rendimientos más allá de los alcanzados con una sola aplicación de fertilizante, pero sí incrementó la cantidad de N para producir 1 Mg de caña, oscilando entre 3,2 kg y 3,4 kg.

Palabras clave

primer retoño, lluvia, tallos, rendimiento

Texto completo:

PDF_es HTML

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.